Posts Tagged ‘Primo Levi’

En ruta (I)

Lunes, Febrero 8th, 2016

Al llarg dels darrers tres mesos, el Centre d’Art i Paisatge Camp Lledó ha participat a un taller de narrativa de viatges, organitzat per la llibreria Literanta i impartit pel periodista Alejandro Carey. El viatge és un dels temes freqüents a les pàgines d’aquest blog, ja sigui en forma de crònica o de ruta artística i literària. És per això que ens ha semblat una bona idea publicar una selecció de les consignes, que a manera d’exercicis, s’han anat escrivint durant el taller.La llengua vehicular del curs ha estat el castellà, per la qual cosa els textos estan escrits en aquesta llengua.

El rostro de Dahau

“Puede que no debamos comprender, porque comprender es casi justificar. Si comprender es imposible, conocer es necesario. Todo el mundo debe saber y recordar”. PRIMO LEVI, Si esto es un hombre.

Le conocí en uno de mis viajes a Munich. Cada año, durante la semana blanca tenía una cita con la ciudad. Era un placer volar a un lugar que podía ir redescubriendo con la libertad que suponía prescindir de planos y guías.

Mi recuerdo se entremezcla con el ritmo de la música klezmer que me deja en el paladar de la memoria el regusto del dolor y de la melancolía, como si el pueblo judío llevase sobre sus espaldas todo el peso de su historia. Los judíos, al nacer, ya llevan la vejez en el alma, dijo el poeta.

Él era judío y estuvo prisionero en Dahau, el primero de los numerosos campos de concentración nazis. Desde que en 1965 se abrió al público como museo, él iba cada día y explicaba su historia a quien quisiera oírla. Aunque hubieran pasado casi cincuenta años desde la liberación del campo, a él le resultaba imposible liberarse de la experiencia que vivió tras aquellos muros ni desligarse, físicamente, de ellos.

Veo su mirada triste y cansada. Veo su rostro surcado por las arrugas. Veo sus manos -todavía fuertes- agarrarse con rabia al horno crematorio, mientrar todos sus músculos se ponían en tensión. Pero, sobre todo, oigo su voz potente y segura. Parecía imposible que pudiera salir de un cuerpo tan menudo. Una voz con la que reafirmaba la dignidad como ser humano que nadie logró arrebatarle. Hablaba un castellano rudimentario, aprendido gracias a su amistad con los presos republicanos españoles. Nunca tan pocas palabras habían expresado tanto: “Metían y removían, metían y removían, quemaban y quemaban”. Lo repetía una y otra vez.

Nunca supe su nombre. No lo mencionó. Nadie preguntó. Eso, en aquellos momentos, no importaba demasiado. Porque él, con su presencia y su voz, estaba dando rostro a todas las víctimas -no solo a las que murieron, sino también a las que lograron sobrevivir-. Después de conocerle y escucharle, aquellos millones dejaron de ser cifras para convertirse en personas que reían, sufrían, amaban, trabajaban, vivían… Auschwitz, Mauthausen, Dahau, Treblinka, Ravensbruck,… en el recuerdo, en la memoria.

. . .

Text: Maria Àngels Moyà

Paisatges de la destrucció

Domingo, Marzo 14th, 2010

 

Mentre escric, escolt música klezmer que, darrere el ritme viu de les seves notes, ens deixa un regust de melangia, com si el poble jueu dugués sobre les espatlles tot el pes de la seva història: la memòria, la paraula. Com bé deia Kafka: els jueus, en néixer, ja tenen la vellesa a l´ànima.

La Kristallnacht com a punt d´inflexió? Pens que si abans no hagués existit un període institucional “legal” d´adoctrinament i un sistema burocràtic duit als extrems, el gruix del poble no s´hauria atrevit a aixecar la mà contra els jueus amb tanta fúria; no hauria arribat a pensar que els jueus no eren persones. La deshumanització necessita un procés, no sorgeix expontàniament, malgrat l´antisemitisme en estat de letàrgia de la resta de la societat.

Estam davant un llibre ben documentat, amb molts de testimonis, fonts i bibliografia, que arriba fins a la Solució Final partint de la nit dels vidres romputs. Hi afegeix el suport que reberen els supervivents que aconseguiren alliberar-se de l´extermini. Això fa que, malgrat la tragèdia, les paraules de l´autor no puguin deslliurar-se d´un cert to optimista. No hem d´oblidar, però, que les víctimes foren moltes i l´ajuda escasa (sobretot la de la comunitat internacional).

Primo Levi pensava que les autèntiques víctimes de la Shoà no varen ser els supervivents, sinó els sis milions que moriren a les cambres de gas. De tota manera, gràcies a tots els que mostraren humanitat i generositat posant en perill les seves vides, ara tenim els únics testimonis que ens permeten recordar i no oblidar, mai.

MARTIN GILBERT. La noche de los cristales rotos. El preludio de la destrucción. Editorial siglo XXI. Madrid 2008.

Text: Maria Àngels Moyà